miércoles, 12 de septiembre de 2012

Reseña Dead End

Si bien tengo muchos juegos aún que mostraros a todos, hoy vengo con Dead End, uno de los últimos que hemos adquirido prácticamente hará cosa de un mes, junto a Los hombres lobo de Castronegro.

Se trata de un juego de cartas no coleccionable en el que los jugadores manejarán un grupo de supervivientes cuyo objetivo es el de huir de la ciudad a pie, con jeep, con velero o helicoptero.  Pueden jugar hasta cinco jugadores y realmente es bien fácil de jugar, aunque cuesta un poco cogerlo debido a que el manual explica de una manera un poco extraña para mi gusto.

Para comenzar, es necesario que cada jugador reciba aleatoriamente tres cartas de superviviente. Estas tres cartas representarán el grupo de supervivientes de ese jugador, pudiendo ser un grupo de lo más normal hasta de lo más raro e increíble que hayáis podido imaginar. Suelen salir bastantes grupos raros... Las cartas de personaje son como las siguientes:


Todas tienen un número arriba a la derecha que representa la fuerza que otorga el personaje al grupo completo. Abajo hay escrita la habilidad propia del personaje en cuestión (si es que tiene alguna...). Así, por ejemplo, el grupo este que aquí veis tiene una fuerza total de 5 puntos. Las habilidades de los personajes siempre hay que tenerlas presente, porque siempre acabarán por usarse en un momento u otro (almenos sí la mayoría de ellas). El tamaño máximo de un grupo es de 4 supervivientes, aunque hay cartas y ciertos factores que pueden hacerlo mayor o menor.

A continuación, se colocan cartas de localización en el centro de la mesa, tantas como jugadores hayan más una más. Ejemplo; si sois cuatro jugadores, habrán cinco cartas en la mesa. Éstas cartas representan lugares de la ciudad que los supervivientes deben explorar. Son como las siguientes:


Lo importante de estas cartas es el número que tienen abajo, así como los íconos que representan un helicoptero, un jeep, y un velero. Además, algunas tienen una habilidad única que se activa cuando un grupo decide explorar la localización. Cuando un jugador llega a recolectar tres cartas de estas que contengan símbolos de helicoptero, jeep o velero gana la partida, suponiéndose que escapan de la ciudad en  por aire, tierra o mar respectivamente. Por otro lado, si un jugador recolecta seis cartas, independientemente de los íconos, gana la partida escapando a pie. El número de las cartas representa la cantidad de cartas necesarias que tiene que tener encima para que un grupo de supervivientes pueda entrar a explorarla.

Para terminar la preparación, las cartas de localización se barajan y forman un montón, mientras que el resto (eventos, zombies, armas, supervivientes...) se mezclan todas y forman otro montón. Cada jugador recibe de éste cinco cartas, y nunca puede tener en la mano más de dicha cantidad.

Antes de pasar a la mecánica del juego, explicaré algunos tipos de cartas más que hay en el juego.

Por un lado, tenemos las cartas de armas, las cuales, como es obvio, representan armamento que pueden utilizar nuestros supervivientes. Tienen un número arriba a la derecha que es la fuerza que aporta cuando se la equipa un personaje, además de una habilidad única (no todas tienen). Por ejemplo, si equipamos el bate (fuerza +1) a un científico (fuerza 1), éste tendría 2 de fuerza en lugar de 1 por tener equipado el bate. Estas cartas se "equipan" cuando las ganas tras haber explorado una localización. Son como éstas:



Por consiguiente, disponemos también de las cartas de evento, que representan diferentes acciones para fastidiar al resto de jugadores o para ayudarnos a nosotros mismos. Pueden ser cartas para infectar a un personaje, otras son vacunas para eliminar el virus, otras para cancelar otras cartas de evento... acciones varias. Éstas cartas se juegan cuando lo indique la carta o bien cuando uno deseé.


Por último hablar de las cartas comodín. Solamente hay seis cartas en todo el mazo, pero son extremadamente útiles. Representan dos veleros, dos helicopteros y dos jeeps. Simplemente hacen la función de comodín. Si por ejemplo, un jugador dispone de 2 cartas de localización con símbolos de jeep y tiene un comodín de jeep, gana la partida automáticamente. En pocas palabras, éstas cartas hacen de símbolos de vehículos de las cartas de localización. Estas cartas las ganas cuando exploras con éxito una localización.



Una vez explicado todo ésto, paso a contaros como jugar. Es bastante sencillo, por lo que no tendréis complicación en aprender.

Siguiendo un orden de juego, un jugador puede realizar dos fases, una obligatoria, la otra voluntaria (aunque ésta segunda es mejor hacerla):

-En la primera fase, o bien coloca una de sus cartas de la mano sobre una localización boca abajo o bien entra en una localización que tenga todas las cartas necesarias para ser explorada (el número de la carta de localización indica cuantas cartas deben haber sobre ella para poder explorarla). Boca abajo pueden colocarse cualquier tipo de cartas (evento, armas, superviviente...) menos las de cartas de zombie extras (ver más adelante). Esto quiere decir que las cartas que tienes en la mano no te sirven para nada, excepto las cartas de evento que se utilizan cuando uno quiere y respetando lo que indique la carta y las de zombies extras. Las demás cartas se deben colocar boca abajo por narices.

-En la segunda fase un jugador puede robar una carta, echar otra carta boca abajo sobre una localización o bien descartarse de toda la mano para robar cinco cartas nuevas del mazo. 

Cuando un jugador decide entrar en una localización en su primera fase del turno, se deben girar las cartas presentes. Se deben mirar todas las que son de zombies, ya que éstas formarán un grupo que atacarán al jugador que ha entrado a explorar. Como los jugadores van colocando cartas sobre las localizaciones a medida que pasan los turnos y nadie sabe cuales han puesto el resto de jugadores, puede darse el caso que en una localización hayan solamente cartas de zombies y que en otra no haya ni uno sólo. Es aleatorio...
Las cartas de zombies son como las siguientes:   


Todas tienen un valor de fuerza arriba a la derecha. Lo único que hay que hacer es sumar todos esos valores, y el resultado será la fuerza de ataque del grupo de zombies presente. Si este valor es superior al valor de fuerza del grupo de supervivientes resultado de la suma de las fuerzas de cada uno (teniendo presente las armas equipadas, cartas de evento jugadas....), los zombies ganan. En caso contrario, el grupo de supervivientes vence a la horda. 

Por ejemplo, imaginad que el grupo de zombies tiene fuerza total de 7, mientras que el grupo superviviente que explora la localización tiene 5. En este caso pierden los supervivientes. Sólo es sumar y tener presentes las armas equipadas y eventos usados por el jugador que ha explorado.

Si los supervivientes vencen a los zombies, el jugador recibe todas las cartas restantes de la localización (menos las de zombie, que se descartan una vez se ha determinado el resultado de la lucha) que ha explorado, incluyendo la propia localización. Las cartas de superviviente que el jugador gane las puede incorporar a su grupo de supervivientes siempre y cuando no supere el máximo de cuatro cartas; las armas las equipa a los supervivientes, una por carta de personaje; las de comodín y las de localización las coloca juntas a un lado de su zona de juego y las de evento se las guarda (o usa) siempre que no supere el tope de cinco cartas en la mano. El resto que no cumplan los criterios anteriores se descartan.

Si los zombies ganan a los supervivientes en fuerza, el jugador que ha explorado la localización debe eliminar a un superviviente de su grupo (se lo comen) y sólo tiene derecho a escoger una carta de las restantes (o la localización, o un evento, o un comodín...).

Independientemente del resultado, se coloca una nueva localización sustituyendo a la recién explorada (la cual está en manos de un jugador o bien en la pila de descarte correspondiente).

Si un jugador se queda sin supervivientes, pierde la partida, aunque tiene la opción de jugar como zombie para fastidiar al resto. Ser zombie implica seguir una serie de fases, que son semejantes a jugar de modo normal: la primera es o colocar una carta boca abajo en una localización o bien clausurar una que esté completa. Clausurar una localización no es más que retirarla del juego, colocar una nueva y todas las cartas de zombie que habían en la localización se las queda el jugador zombie. El tope de cartas de dicho jugador es de diez. La segunda fase es igual que en el modo normal; roba una carta del mazo, coloca una carta en una localización o se descarta de su mano para robar cinco nuevas cartas.

Por último, hablar de las cartas de zombies extra. Éstas cartas son utilizadas para fastidiar al jugador que está explorando una localización y se utilizan cuando los jugadores restantes ven que el que está explorando va a ganar la lucha contra la horda que hay presente. Por ejemplo, suponed que el grupo de zombies que hay tiene un total de fuerza 6 y el grupo superviviente 9. En este caso los supervivientes ganan, pero si los jugadores echan (cualquier jugador y cualquier cantidad de cartas es válido) en ese momento cartas de zombies extra, puede darle la vuelta  a la tortilla, sumando más poder al grupo de zombies presente. Imaginad que se juegan dos cartas de zombies extras de valor 1 y 4. En este caso sería 6 de la horda presente en la localización + 1 de una carta de zombies extra + 4 de la otra carta de zombies extra = 10. Los zombies ganan.



Hasta aquí la reseña de Dead End. ¡Disfrutadlo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada